diacritica.net

tecnología + sociedad

Reseña: «Little Brother», de Cory Doctorow —

No he querido leer ninguna reseña antes de leer la mía, ni siquiera la de Angela. “Little Brother” es un libro especial y si te deja indiferente es que estás en otra liga generacional (aunque compartamos edad). El argumento es relativamente sencillo de explicar: un atentando terrorista de enorme magnitud sobrecoge a San Francisco y las medidas policiales que se adoptan posteriormente recortan derechos civiles fundamentales en beneficio de una promesa de seguridad y captura de los responsables y sus simpatizantes. Un chico de 17 años, al que le gusta trastear con los ordenadores y los gadgets se ve involucrado de lleno en una trama de espionaje, secretismo y movilización que emplea, en parte, una red de Internet paralela llamada Xnet.

Desde el punto de vista literario, la novela no destaca especialmente y en muchos puntos detecto los síntomas claros de un autor que tiene demasiada prisa por avanzar y librarse de las palabras e ideas que se agolpan en su cabeza (el libro lo escribió en dos meses sin apenas descanso). A pesar de ello, es muy agradecida y tiene diálogos brillantes o descripciones muy acertadas. En ciertas partes se torna pedagógico ya que el autor considera vital que se comprenda bien la tecnología que subyace a ciertos puntos del argumento.  En mi caso llovía sobre mojado pero, salvo la explicación de criptografía de llave pública, todas me parecieron más que acertadas y hasta entretenidas. La acción se desarrolla en San Francisco y, tras realizar un viaje allí, era magnífico visualizar las calles y localizaciones por las que se mueven los protagonistas. Reconozco que esto multiplicó los efectos positivos de la historia pero, a juzgar por el carácter de libro de culto en la cultura geek-nerd-hacker, creo que no fue decisivo para mi veredicto.

El libro es una apología de los derechos civiles. La privacidad, el derecho a ser diferente, a no cumplir la norma y a disentir. En el eterno debate sobre Privacidad vs Seguridad, el libro defiende la primera y no renuncia a la segunda. En los tiempos que corren, cuando al mismo tiempo que en los aeropuertos instalan cabinas que te “desnudan”, en un vuelo retrasado de Bilbao a Barajas nadie me pidió el DNI para embarcar, piensas en la expresión “Security Theatre” y te das cuenta de la espiral de paranoia a la que estamos siendo conducidos.

El ciberactivismo desplegado en el libro es sano y motivador. No hay falacias lógicas evidentes y Cory Doctorow se asegura de poner en boca de otros personajes los mejores argumentos a favor de un estado semipolicial. Los métodos para asegurar la intimidad y el anonimato se vuelven críticos para la supervivencia y te sientes identificado con la tecnología y los valores que se ponen en práctica.

El protagonista tiene 17 años y en el libro hay claramente una crítica contra los adultos (yo entraría en esa definición) pero bien podría tener 25 ó 30 y no perder un ápice de interés. Quizá, eso sí, dificultara un poco el juego del enamoramiento adolescente 🙂

Es un libro que está “al día” pero es posible que pierda actualidad en unos años. Por ello, recomiendo encarecidamente su lectura ya mismo. No esperes, deja momentáneamente lo que estés leyendo y ataca este libro (no es muy extenso). Puedes descargarlo en http://craphound.com/ y tiene licencia Creative Commons. No sé si hay traducción “aceptable” en español pero no emplea un inglés muy elaborado.

Creo que fue curioso que el destino quisiera que terminara de leerlo en un aeropuerto, aunténtico panteon de la locura antiterrorista, en el ebook reader que tenemos desde hace unos años y que compramos… en el viaje a San Francisco.


Categorised as: Libros


5 Comments

  1. Luiyo dice:

    Las dos reseñas a la vez… que compenetrados 😀

  2. Pablo dice:

    🙂

    Me lo recomendó cuando ella lo estaba leyendo y lo terminamos con dos días de diferencia.

    A los dos nos ha encantado.

  3. Luiyo dice:

    Ya veo. Lo he metido en el Reader… quizá después de The Blind Watchmaker…

  4. […] creciente por GNU Linux y los derechos civiles en Internet (será fan de Cory Doctorow y su libro “Little Brother”, digo yo), por lo que en ese sentido me decepcionó un poco. Por otro lado, sin embargo, cuenta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *